AKIBA

Estándar
AKIBA

Cuando Akiba yacía en su lecho de muerte le dijo a su rabino que sentía que era un hombre fracasado. El rabino se acercó un poco más y le preguntó por qué, y Akiba le confesó que su vida no había sido como la de Moisés. El pobre hombre comenzó a llorar y admitió que tenía miedo de cómo lo juzgaría Dios. Ante esto, el rabino se inclinó, acercándose, y le susurró con dulzura al oído: “Dios no juzgará a Akiba por no haber sido Moisés. Dios juzgará a Akiba por no haber sido Akiba.”

FRAGMENTO DEL TALMUD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s