Archivo de la etiqueta: felicidad

Cita
Reflexión 20 de enero 2018

Reflexión 20 de enero 2018

Anuncios

La felicidad ¿Cuándo llega?

Estándar
La felicidad ¿Cuándo llega?

Hoy quiero compartir el siguiente texto del encanto de la vida simple, el cual me parece tan necesario leerlo como comprenderlo, pues la felicidad está tan cerca de nosotros que nos cuesta verla. Toma 5 minutos para leerlo y meditarlo.

El deber infravalorado

   No hay ningún deber que más infravaloremos como el deber de ser felices. Al ser felices sembramos el mundo de frutos anónimos.

Robert Louis Stevenson

   Tal vez pienses que serás feliz cuando tengas una cocina más grande o un nuevo empleo, o la persona perfecta con quien compartir tu vida. Pero, ¿no deseas empezar a convertir la felicidad en un hábito desde este preciso momento? Al despertar cada mañana, recibimos un maravilloso obsequio -otro día de vida-, así que saquémosle el máximo jugo. Nadie puede hacerlo por nosotras. “La felicidad no es una posesión a la que pueda ponerse precio -escribió Daphne du Maurier en Rebeca-. Es una cualidad del pensamiento, un estado mental.”

   Adoptemos un nuevo estado mental con respecto a la felicidad. Dejemos de pensar que las cosas que escapan a nuestro control nos traerá la felicidad.

   Es innegable que reformar la cocina, acceder al empleo con el que habíamos soñado o encontrar a nuestra media naranja puede hacernos felices, al menos momentáneamente. Pero las semillas mágicas de la dicha están plantadas en lo más hondo de nuestro ser. La felicidad que el mundo no puede quitarnos sólo florece en el jardín secreto de nuestras almas. Si cuidamos nuestro jardín interior y arrancamos de raíz las malas hierbas de las expectativas externas, estaremos alimentado nuestra auténtica felicidad de la misma forma que alimentaríamos algo que es bello y está vivo. La felicidad es una emoción vital.

   Tu felicidad no es un lujo frívolo y sustituible. La búsqueda de la felicidad es un derecho inalienable garantizado en la Declaración de Independencia de Estados Unidos. Pero debemos querer aspirar a ella. En último término, la auténtica felicidad sólo se puede materializar una vez que nos comprometemos a convertirla en una prioridad de nuestras vidas. Para algunas de nosotras, este paso puede entrañar una conducta nueva no exenta de temores. Sé comprensiva con tu persona. Todo llegará de manera natural. Quizás hoy no estés familiarizada con el hábito de la felicidad. Pero, como cualquier conducta nueva, la felicidad puede ser aprendida.

¿Eres feliz en este preciso momento?

Estándar
¿Eres feliz en este preciso momento?

El texto de día de hoy del encanto de la vida simple.

   ¿Eres feliz en este preciso momento? ¿Acaso lo sabes? Casi todas las mujeres saben lo que hace felices a sus padres, compañeros o hijos. Pero cuando se trata de identificar las pequeñas cosas que nos hacen sonreír y satisfacen nuestro corazón, solemos quedarnos cortas.

   En 1926, una joven inglesa, Joanna Field, empezó a tener la sensación de que su existencia no era verdaderamente auténtica, escribió un diario con el fin de averiguar qué desencadenaba específicamente sensaciones placenteras en su vida cotidiana. El diario, A life of One´s Own, fue publicado en 1934. Fue redactado, confesó la autora, con el espíritu del detective que busca entre las minucias de lo mundano, con la esperanza de encontrar indicios de lo que faltaba en su vida.

   Lo que está ausente en muchos de nuestros días es la verdadera sensación de que estamos disfrutando de la vida que llevamos. Es difícil experimentar momentos de felicidad si no somos conscientes de lo que amamos de verdad. Debemos aprender a saborear los pequeños momentos de autenticidad que nos aportan dicha. Experimenta con una nueva receta de galletas. Tómate tu tiempo para confeccionar sin prisas un ramo de flores y poder apreciar sus colores, fragancia y belleza. Bébete a sorbos una taza de té en el porche al sol. Haz una pausa de cinco minutos para acariciar a un gatito que ronronea. Placeres sencillos que están ahí para que los disfrutes. Placeres sencillos que a menudo se pasan por alto.

   Joanna Field averiguó que le encantaban los zapatos rojos, la buena comida, los ataques de risa, leer en francés, contestar cartas, perderse entre la multitud en una feria y  “una idea nueva cuando se comprende.”

   Comprendamos una idea nueva este año. Comprendamos qué es lo que nos hace verdaderamente felices. Consideremos nuestras preferencias personales y aprendamos a reconocer y luego abrazar momentos de felicidad que son únicamente nuestros.

Los efectos de la Gratitud…Despierta a la fuerza transformadora…

Vídeo
Los efectos de la Gratitud…Despierta a la fuerza transformadora…

Una de los mayores lecciones que he aprendido a lo largo de mi proceso interno, ha sido el efecto de la gratitud. Con la gratitud despertamos al corazón. La gratitud eleva nuestro estado de ser, enciende nuestra conciencia e inspira nuestras mejores acciones.

Hoy, te invito a que veas lo siguiente y dejes que tu corazón despierte a la fuerza transformadora de la gratitud.

Tiempo estival

Estándar
Tiempo estival

“El tiempo estival, como estar enamorado, es una piedra filosofal que convierte los días corrientes en oro. Pero no todo el día […] Porque nunca es todo el día, nunca toda la vida, lo que se transforma en felicidad, sino sólo los momentos exquisitos.”

NAN FAIRBROTHER

summertime

Me gusta el verano. Me gusta esa sensación de libertad. Compartimos el siguiente texto de Sarah Ban Breathnach que refleja todo lo que el verano representa para el el albergue del alma.

Este mes, Julio, como una extravagante y alocada dama de buen tono, juega a la casamentera. Acalorados, los sentidos estivales se encuentran con las criaturas de la dicha. Vamos a colgar la hamaca, extender la manta, abrir el cesto, descorchar la botella y tumbarnos en la hierba con nuestro poeta favorito. Mantén abierto el corazón. El mar tiene muchos regalos para ti: paseos por la arena, duchas en el jardín y almuerzos a base de ensaladas o bocadillos. Camina por la orilla y aproxímate una caracola al oído. Escucha el eco erótico de lo cotidiano y descubre que de lo bueno siempre queremos más. La vida te sirve otro plato de felicidad.

(El encanto cotidiano)